Modificación del régimen de custodia: Solicitud de custodia compartida. Comunidad Valenciana.

Ambos padres tienen igual derecho a tener a sus hijos en su compañía en custodia compartidacondiciones de igualdad, así lo avala la Ley 5/2011, de 1 de abril, de la Generalitat Valenciana, de relaciones familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven, que establece con carácter general, en su artículo 5.2, el régimen de custodia compartida, al considerar dicho régimen el más beneficioso para el menor.

Por otra parte, la citada Ley 5/2011, permite que pueda revisarse la medida adoptada en su día, en cuanto a la guarda y custodia, a través del correspondiente procedimiento de modificación de medidas previsto en el artículo 775 de la LEC. Es decir, que para que pueda acordarse un cambio en la guarda y custodia es necesario que concurra una modificación esencial de las circunstancias. Por tanto, el sólo hecho de la existencia de la Ley 5/2011 no constituye en sí mismo, una alteración sustancial de circunstancias, sino, exclusivamente, la existencia de una oportunidad de revisar el régimen de custodia en su día acordado, habiendo de acreditarse por el demandante que el régimen de custodia compartida es el que resulta más beneficioso para el menor, por el cambio de situación concurrente.

En este sentido indicar que para la concesión de una custodia compartida no es impedimento las malas relaciones existentes entre los progenitores, siempre que ello no sea causa que perjudique al menor (por ej. porque esas malas relaciones trasciendan al menor).

En este mismo sentido se pronuncia la jurisprudencia del Tribunal Supremo en la que se destaca, en su sentencia de 16 de diciembre de 2103, el carácter general del régimen de convivencia compartida, (frente a la excepcionalidad anterior) pues resulta sin duda la mejor solución para el desarrollo de los menores, por cuanto les permite seguir relacionándose del modo más razonable con cada uno de sus progenitores, siempre que ello no sea perjudicial para los hijos, porque permite y hace posible el efectivo derecho de los hijos a mantener dicha relación. Incluso, se recoge la posibilidad de establecer un régimen de custodia compartida sin que constituya obstáculo para fijar dicho régimen las malas relaciones de los padres, salvo que afecten de modo perjudicial a los menores, como he manifestado con anterioridad, señalando también dicha sentencia que el informe psicosocial, aun siendo relevante, no es de ineludible cumplimiento, si del mismo se deduce la posibilidad de afrontar un sistema de custodia compartida.

Para cualquier aclaración o información no dude en ponerse en contacto conmigo.

Saludos